Posts Tagged ‘Ivo Sarjanovic’

Resumen del desayuno de trabajo “Discusiones en torno a la política monetaria ideal” a cargo de Ivo Sarjanovic

abril 5, 2012

El pasado martes se llevó a cabo en la sede de la Fundación Libertad el desayuno de trabajo “Discusiones en torno a la política monetaria ideal. Los aportes de la Escuela Austríaca, el Monetarismo de Mercado y los Post Keynesianos” a cargo de Ivo Sarjanovic (Vicepresidente de Cargill International Suisse). Del mismo participaron 25 jóvenes estudiantes y graduados de la carrera de economía. Además, se destacó la presencia de Rafael Beltramino (Profesor de Historia del Pensamiento Económico y Epistemología y Metodología de la Investigación en UCEL).

(De izquierda a derecha) Ivo Sarjanovic (h), Ivo Sarjanovic, Matías Spelta.

La disertación de Ivo Sarjanovic comenzó explicando las diferencias internas que existen dentro del pensamiento austríaco en materia monetaria. Allí comparó los argumentos jurídicos y económicos de los que defienden las reservas fraccionarias en el sistema bancario, respecto de los que la cuestionan. En el primer grupo se destacan Lawrence White, George Selgin y Roger Garrison, mientras que en el segundo lo hacen Walter Block, Hans-Hermann Hoppe y Jörg Guido Hülsmann. 

Imagen

Asistentes al desayuno.

Continuó la presentación con una introducción al pensamiento del Monetarismo de Mercado (Market Monetarism), la primera escuela de pensamiento económico que surge a partir de blogs de economía. Allí destacó las semejanzas y diferencias entre esta y la antigua escuela monetarista; como así también, los puntos en común con ciertos economistas austríacos.

Luego, llegó el turno de las preguntas y allí diferentes asistentes llevaron la discusión hacia las causas y soluciones de la crisis internacional. Asimismo, se analizaron los dichos de Mercedes Marcó del Pont, Presidente del Banco Central de la República Argentina, quien hace unas semanas afirmó “es totalmente falso decir que la emisión genera inflación“. Para ello, Matías Spelta explicó las teorías monetarias Post Keynesianas que fundamentan dicha interpretación del fenómeno inflacionario que vive nuestro país.

Imagen

Foto grupal.

Agradecemos enormemente la gentileza que ha tenido con nosotros Ivo Sarjanovic de aceptar participar de este encuentro en los pocos días que se encuentra en la ciudad de Rosario.   

Desayuno con Ivo Sarjanovic: “Discusiones en torno a la política monetaria ideal”

marzo 22, 2012

El martes 3 de abril a las 9hs. se llevará a cabo el desayuno de trabajo “Discusiones en torno a la política monetaria ideal. Las opiniones de la Escuela Austríaca, el Market Monetarism y los Post Keynesianos” a cargo de Ivo Sarjanovic (Vicepresidente de Cargill International Suisse con sede en Ginebra. Se desempeña actualmente como Gerente Mundial de la División Azúcar). El mismo se realizará en el quinto piso de la sede de la Fundación Libertad (Mitre 170).

Ivo Sarjanovic

El desayuno no tiene costo alguno. No obstante, los cupos son muy limitados. Para inscribirse enviar una breve descripción de su CV a mspelta@libertad.org.ar.

A los asistentes se les mandará material por correo electrónico como lectura previa sugerida a la actividad.

Un Economista Singular. Entrevista a Ivo Sarjanovic. 2da parte.

noviembre 9, 2009

Ivo Sarjanovic es Vicepresidente de Cargill International Suisse (CISA) con sede en Ginebra. Se desempeña actualmente como Gerente Mundial de Trading de Soja y como Gerente de la Unidad de Negocios Agrícolas de África y Medio Oriente.

Ivo Sarjanovic

A pesar de que profesionalmente proviene de la actividad empresarial, nunca se ha desvinculado del ámbito académico, y menos aún de la Escuela Austríaca de Economía. Se destaca su colaboración en importantes obras de esta tradición de pensamiento, como “Tiempo y Dinero” de Roger Garrison y la biografía de Ludwig von Mises “El último caballero del liberalismo” elaborada por Jörg Güido Hülsmann. Asimismo, ha escrito artículos muy importantes y recientemente ha participado del “Ciclo Anual de Conferencias: La Escuela Austríaca de Economía” que se realiza en la ciudad de Rosario (Argentina) con su exposición “El mercado como proceso”.

Esta entrevista es una humilde forma de homenajear a alguien que, a pesar de la distancia, contribuye diariamente al crecimiento de la Escuela Austríaca a nivel teórico y a su difusión, particularmente en la ciudad de Rosario, ya sea por acciones concretas o por sus consecuencias no intencionadas de las mismas. Este reportaje puede ser interpretado como una continuación de la entrevista que le realizó Adrián Ravier en octubre del 2007 para la Revista Digital “La escuela Austríaca en el Siglo XXI”.

MS: Llegada la crisis ¿qué política/s se recomienda/n dentro de la Escuela Austriaca? ¿Hay consenso en este tema?
IS: Este es un tema que da para un paper completo. Resulta paradójico que los austriacos que defienden tanto una moneda sana y que insisten en que la actividad económica debe ser coordinada por un sistema de precios libres, no poluídos por desequilibrios monetarios, tengan tantas divergencias para tratar de definir cuál debería ser ese sistema monetario que evite ciclos y que posibilite una evolución económica sin booms artificiales ni crisis luego inevitables. Hago esta aclaración porque en la literatura austriaca y hoy en día en los blogs, hay un debate muy profundo acerca de cuál debe ser la política monetaria post crisis. En primer lugar, creo que todos los austriacos están bastante de acuerdo en cuanto al diagnóstico de la crisis y señalan al boom previo como un período de expansión insostenible que tarde o temprano terminaría en un parate. También estarían de acuerdo en que lo ideal sería que no existan más los bancos centrales, precisamente porque son los causantes de las crisis, no su solución. Sin embargo, algunos proponen un sistema bancario con reservas del 100% y otros proponen adoptar un sistema de bancos libres (“free banking”) que funcionaría con reservas fraccionarias. Los mecanismos de ajuste de estos sistemas frente a variaciones de la demanda de moneda son totalmente diferentes y darían lugar a trayectorias de precios y niveles de actividad muy distintos. Y luego tenemos la pregunta sobre qué hacer asumiendo que aún tenemos un Banco Central. No podemos ignorar que aún existen. Y ahí sigue la diferencia, porque los que apoyan la idea de los encajes al 100% sostienen que hay que dejar la oferta monetaria congelada o incluso dejar que se contraiga, lo que daría lugar a una deflación de precios originada del lado de la moneda (deflación mala) y no como consecuencia de mayor productividad (deflación buena). Frente a esta postura existe otra corriente que dice que el Banco Central, a pesar de sus limitaciones de conocimiento como todo agente monopólico, debería intentar imitar de la mejor manera posible lo que haría un sistema de bancos libres, y en ese contexto debería apuntar a estabilizar el valor del ingreso nominal M x V, expandiendo la cantidad de moneda cuando aumenta la demanda y viceversa. A mi modesto entender, quienes proponen que no hay que hacer nada del lado monetario tienen una visión muy ingenua del proceso de formación de precios y caen en el mismo error de los teóricos del equilibrio general que sostienen que independientemente de la cantidad de moneda existente los mercados se equilibran rápidamente, sin impacto en el sector real. Muchos austriacos, siguiendo esta lógica, dieron malos consejos de política monetaria en la década del 30 y hoy repiten nuevamente el argumento. Los austriacos diagnosticaron bien la génesis de la crisis que se produjo en los ’20 pero no comprendieron bien la magnitud de la contracción monetaria de los 30. Por mi parte sostengo que aparte de estabilizar el mercado monetario, incluso a través de un Banco Central si políticamente no hay otra alternativa viable, también debemos hacer lo posible para que los mercados permanezcan abiertos a la competencia interna y externa, guardar al máximo la flexibilidad de asignación de los factores de la producción para que puedan desplazarse de un sector a otro, estabilidad institucional que aliente la empresarialidad para que esa reconversión post crisis se produzca de la forma más rápida posible, evitando vaivenes políticos que dan lugar a un entorno de “regime uncertainty” que opaca la posibilidad de descubrir oportunidades de beneficios, algo que es tan crucial para que la actividad resucite lo antes posible. Impuestos bajos también contribuyen a que el revival se produzca más rápidamente.

MS: ¿Considerás que estas grandes diferencias son una excepción o en realidad reflejan el hecho de que ya no se puede hablar más de una “Escuela” y quizás se haya convertido en algo más amplio y difuso como una “Tradición”?
IS: En esto estoy de acuerdo con Rafael Beltramino, que prefiere hablar de una tradición austriaca. Creo que la idea de escuela hoy no es una descripción adecuada ya que hay programas de investigación o subparadigmas bastante distintos que conviven dentro de la tradición. Y estas divergencias no se limitan al plano del análisis monetario sino que hay diferencias de opinión en muchos campos.

MS: ¿Qué opinión te merecen las medidas adoptadas por los gobiernos y particularmente la Reserva Federal?
IS: No nos olvidemos que la Fed fue una de las principales causantes de esta crisis vía una política monetaria excesivamente laxa. Ahora están intentando emparchar el lio que contribuyó a gestar. Así que no veamos a la Fed como procurando suavizar desequilibrios que se produjeron por el sector privado, porque no es así. Pero creo que frente a la desmultiplicación de depósitos que realizó el sistema financiero, lo que hubiera llevado inevitablemente a una contracción muy fuerte de M1 y M2 y por ende a deflación mala más contracción del nivel de actividad, la Fed tuvo la intención correcta de expandir la Base Monetaria para compensar y evitar una contracción abrupta del ingreso nominal (similar a lo que pasó en los 30). Sin embargo, no estoy nada de acuerdo en cómo se llevo a cabo vía compra de activos tóxicos de los bancos y salvatajes de empresas. Esto deja a la Fed en una situación vulnerable cuando se comience a revertir el ciclo, aumente la velocidad y sea el momento de contraer la Base. Lo menos distorsivo hubiese sido una política más ortodoxa de operaciones de mercado abierto comprando títulos públicos. La Fed se extralimitó en su rol de hacedor de política monetaria y se convirtió en un instrumento fiscal sin control parlamentario. Me gustaría ver también si la Fed tendrá la misma facilidad política para contraer la base cuando comience la recuperación y aquí me temo que no sucederá de la forma ideal porque las presiones para no afectar lo que será percibido como el fin de la crisis serán muy grandes y por lo tanto habrá más inflación que lo deseable.
Creo también que los programas de estímulo fiscal son inútiles porque esa demanda artificial no ayuda a una reconfiguración de precios relativos que haga viable a un flujo de actividad sustentable en el tiempo. Mayor actividad no implica mejor actividad.

MS: ¿Nos espera un escenario de estanflación?
IS: Probablemente, sí. Hay ajustes que no se han realizado porque no son tolerables políticamente, pero esas restricciones extra-económicas no cambian la naturaleza del problema. La solución no debería pasar por re-inflar lo que se pinchó. Lo que hace falta es permitir que la estructura productiva se adapte a un patrón de ahorro/consumo que sea sostenible en el tiempo. Pero no me gusta hacer esas predicciones apocalípticas simplemente porque nuestra capacidad predictiva es limitada y porque hay muchas variables en manos de políticos que le dan aun más volatilidad a la secuencia de eventos futuros.

MS: ¿Y cómo ves la situación económica argentina? ¿Qué medidas recomendarías?
IS: Esto da para largo porque hay tantas cosas por hacer. La primera medida sería ¡respetar la Constitucion! Y para empezar y antes de proponer reformas más radicales me conformaría con un Banco Central independiente, un presupuesto con superávit fiscal, una nueva ley de coparticipacion federal, menor gasto público, menores impuestos, una economía abierta donde se pueda importar y exportar sin obstáculos, reglas claras que promuevan la inversión, un sistema jubilatorio auténticamente privado, reprivatizar lo que fue estatizado. Creo que no hay mucho por inventar. Hay que volver a lo básico y aplicar las recetas que permitieron crecer a otros países. Chile puede ser un buen ejemplo a nivel regional. Sería crucial que los partidos políticos pudieran lograr algún grado de consenso sobre políticas de Estado básicas que no sean cambiadas cada dos años, después de cada elección.

MS: Has intercambiado cartas con Hayek, Friedman, Rothbard, Popper, Lachmann, Kirzner y muchos más. ¿Tenés algún recuerdo en particular de esas experiencias?
IS: Si, tengo la suerte de haber intercambiado cartas con los profesores que vos nombrás y con muchos otros. Guardo esas cartas con mucho cariño. La mayoría las recibí mientras estudiaba en la Facultad. Cuando tenía dudas, así medio de caradura, les enviaba una carta con preguntas a estos profesores y lo asombroso es que casi siempre se tomaban el trabajo de contestarme. Recuerdo muy especialmente la carta de Friedman porque una vez lo entrevistaron en el diario La Nacion y durante la nota él le comentó al periodista que precisamente en ese momento estaba contestándole una carta a un estudiante de Argentina; como yo recibí su respuesta a la semana siguiente del reportaje siempre pensé que él justo estaba haciendo referencia a la mía en ese momento. También me parece importante una carta con Rothbard donde él me aclara por qué piensa que el teorema de Gödel no es aplicable a la praxeología.*

MS: ¿Qué economistas, de diferentes tradiciones, recomendarías estudiar? ¿Hay algún economista no muy conocido que pensás ha hecho aportes muy importantes?
IS: Vos nombrabas a Axel Leijonhufvud y a mí me encanta. Es mi keynesiano de cabecera. Aparte conoce mucho a los austriacos y entonces es aún más interesante. También recomiendo estudiar a Leland Yeager, un autor muy claro y crítico de la teoría austriaca del ciclo pero con una comprensión de los fenómenos monetarios muy rica. Otro autor muy estimulante es David Laidler, es monetarista y es un experto en los debates macro de entreguerras. Analizando esos debates uno aprende mucho más macroeconomía que estudiando un modelo DSGE (dynamic stochastic general equilibrium), que francamente en el contexto de la actual crisis, me pregunto para qué sirve realmente. Douglas North y su historia institucional también es apasionante. Los teóricos del Public Choice. Y pasando a la micro creo que hay que leer a Oliver Williamson y sus teorías sobre costes de transaccion, contratos incompletos, etc.

MS: Esta revista es leída por muchos estudiantes de economía. ¿Qué consejos les darías para que tengan una buena formación y carrera profesional?
IS: ¡Que estudien mucho! Que estudien lo que dicen quienes no piensan como ellos con el objetivo de entender bien las diferentes posturas. Que lo hagan con empatía, sin asumir que los que disienten son tontos o malvados. Que no sean dogmáticos y tengan siempre un espíritu abierto y crítico. Que estudien filosofía, epistemología e historia, si quieren ser economistas completos. Que se preocupen por entender a la economía como una ciencia moral que nació originalmente como una reflexión acerca de cómo comprender el surgimiento de la riqueza de las naciones y no como una diversión con modelos sin ninguna conexión con el planeta tierra. Que escriban y traten de publicar. Que estudien inglés porque, nos guste o no, el conocimiento avanza en esa lengua y las traducciones tardan mucho en llegar. Que una vez que se reciban hagan docencia, formal o informalmente, porque en nuestro país hay muy poca cultura cívica y entender economía es clave para que de una vez por todas la opinión pública avale las reformas necesarias que hacen falta para que la Argentina comience nuevamente a progresar.

Entrevista publicada en la Revista Digital Orden Espontáneo de octubre de 2009.
* En la revista se encuentran las cartas de Milton Friedman y Murray Rothbard.

Revista Orden Espontáneo Octubre

octubre 30, 2009

OETapaEstimado Lector,

Es una gran satisfacción presentar el quinto número de la Revista Digital “Orden Espontáneo” del Centro Adam Smith perteneciente a la Fundación Libertad.

Esta nueva edición incluye la segunda parte de la entrevista que le realizamos a Ivo Sarjanovic, Vicepresidente de Cargill Suiza. Este singular economista rosarino, a pesar de que proviene del ámbito empresarial nunca ha abandonado el terreno académico y particularmente las ideas de la Escuela Austríaca de Economía. En esta parte del reportaje nos cuenta acerca del debate interno que existe en la Escuela Austríaca en torno a las recomendaciones de política económica una vez llegada la crisis y plantea que tantas diferencias provocan que “Escuela” no sea la descripción más adecuada en este momento. Asimismo, nos da su opinión sobre las medidas tomadas por los gobiernos para salir de la crisis, hace un análisis de la economía argentina, nos cuenta algunas de sus experiencias intercambiando cartas con grandes pensadores como Milton Friedman y Murray Rothbard, le da algunos consejos a los estudiantes de economía y muchas cosas más.

Luego, presentamos un artículo de William Easterly titulado “Hayek versus los expertos en desarrollo”. Afirma que Hayek, a pesar de no haber escrito estrictamente sobre este tema, tiene mucho para enseñar. Sus teorías del orden espontáneo y el conocimiento disperso muestran los problemas de las políticas de desarrollo de arriba hacia abajo.

Por último, publicamos un ensayo de Peter Boettke acerca de Elinor Ostrom, la reciente ganadora del Premio Nobel de Economía. En el mismo reflexiona sobre la importancia que tiene esta pensadora para los defensores de la libertad.

Agradecemos su colaboración en la difusión de Orden Espontáneo.

Desde Fundación Libertad aprovechamos la ocasión para saludarlos y esperamos que disfruten de este nuevo número de la Revista Digital.

Para acceder a la revista por favor haga clic aquí.

Matías Spelta
Editor

Un Economista Singular. Entrevista a Ivo Sarjanovic. 1era Parte

octubre 5, 2009

Ivo Sarjanovic es Vicepresidente de Cargill International Suisse (CISA) con sede en Ginebra. Se desempeña actualmente como Gerente Mundial de Trading de Soja y como Gerente de la Unidad de Negocios Agrícolas de África y Medio Oriente. *

Ivo Sarjanovic

A pesar de que profesionalmente proviene de la actividad empresarial, nunca se ha desvinculado del ámbito académico, y menos aún de la Escuela Austríaca de Economía. Se destaca su colaboración en importantes obras de esta tradición de pensamiento, como “Tiempo y Dinero” de Roger Garrison y la biografía de Ludwig von Mises “El último caballero del liberalismo” elaborada por Jörg Güido Hülsmann. Asimismo, ha escrito artículos muy importantes y recientemente ha participado del “Ciclo Anual de Conferencias: La Escuela Austríaca de Economía” que se realiza en la ciudad de Rosario (Argentina) con su exposición “El mercado como proceso”. Esta entrevista es una humilde forma de homenajear a alguien que, a pesar de la distancia, contribuye diariamente al crecimiento de la Escuela Austríaca a nivel teórico y a su difusión, particularmente en la ciudad de Rosario, ya sea por acciones concretas o por sus consecuencias no intencionadas de las mismas. Este reportaje puede ser interpretado como una continuación de la entrevista que le realizó Adrián Ravier en octubre del 2007 para la Revista Digital “La escuela Austríaca en el Siglo XXI”.

MS: Empezaste a trabajar en Cargill en Rosario a los 24 años como operador del mercado local. ¿Cómo llegaste a tu actual puesto y a vivir en Suiza?

IS: Sí, hace ya 20 años que trabajo en Cargill. Comencé como operador local en la oficina Rosario. Ahí me dedicaba a comprar granos y oleaginosas para los programas de exportación y molienda. Durante un período corto estuve a cargo de la comercialización de la mercadería que originaba nuestra cadena de acopios. Luego de 2 años me trasladaron a Buenos Aires. Ahí fui Junior Trader del mercado FOB de trigo, maíz y sorgo. Hice ese trabajo durante 3 años, pero en el medio pasé una temporada en la oficina de San Pablo-Brasil, organizando la importación de trigo. A fines de 1993 vine a Ginebra con la idea de realizar un training de unos 3 años y aun sigo aquí. En Ginebra trabajé un año como Global Trader en el mercado de trigo. Posteriormente pasé a la mesa de oleaginosas. Ahí hice trading de soja, girasol y canola. En el año 2001 quedé a cargo de esta operación a nivel mundial. En el año 2007, adicionalmente al trading, asumí la responsabilidad de desarrollar nuestro negocio en África y el Medio Oriente pero desde un punto de vista de marketing y de posicionamiento de activos. Es un complemento interesante porque el trading te convierte en un especialista mientras que este rol me permite involucrarme en otros aspectos muy interesantes como inversiones, recursos humanos, etc. Por el momento tenemos oficinas en Marruecos, Egipto, Sudáfrica, Zambia y Kenia. Tengo que viajar frecuentemente a esa región que es muy diversa desde todo punto de vista. Así que en definitiva la experiencia Suiza, que he disfrutado mucho, se alargó un poco más de lo esperado. Pero sigo extrañando a mi querido Rosario como desde el primer día que me fui, aunque el Rosario que yo extraño quizás ya no existe más que en mis recuerdos.

MS: Más allá de la coyuntura actual de la crisis, ¿Pensás que las posibilidades de crecimiento de África se han incrementado?

IS: África es un continente muy diverso. Tiene 53 Estados independientes, lo que hace especialmente complicado armonizar políticas de Estado a nivel continental. A nivel espacio es equivalente a 3 veces Estados Unidos. Tiene muchísimas diferencias étnicas, idiomáticas y religiosas (sólo en Sudáfrica existen 12 idiomas oficiales!). Tiene países chiquitos como Djibouti y otros enormes como Sudán. Tiene países relativamente ricos como Libia y Sudáfrica y otros muy pobres como Mozambique. Tiene sistemas de gobierno muy variados aunque hay más países democráticos que antes. Por eso es difícil hablar de África como un todo. Hay países muy ricos en recursos naturales que están creciendo fruto de los mejores precios de las materias primas y también porque especialmente China está invirtiendo mucho dinero en esta zona del mundo. En el aeropuerto de Zambia, un gran productor de minerales, los carteles están en inglés y en chino. China está expandiéndose rápidamente en varios países. Por otro lado cuando los precios del petróleo estaban altos también había mucha inversión de países árabes en el norte de África. O sea que como conclusión, y si bien la situación sigue siendo muy complicada, diría que hay mejores perspectivas.

MS: ¿Podrías contarnos sobre tu trabajo en el presente? ¿Te toca vivir la crisis en el día a día?

IS: Sin dudas que la crisis nos afecta y mucho. Los mercados de commodities agrícolas gradualmente fueron convirtiéndose en una alternativa interesante de inversión para hedge funds y fondos de pensión y estos flujos de dinero de gran magnitud le agregaron a nuestros mercados un nivel de volatilidad que antes, cuando el mercado estaba poblado más que nada por comerciales y especuladores pequeños, no tenía. En consecuencia, al estar nuestros productos mucho más integrados que antes al menú de opciones que tiene un inversor, sufren los vaivenes del optimismo y pesimismo que afectan a mercados más grandes como el de equities, deuda o energía. Pero el impacto no es sólo a nivel de mercado de futuros sino que también tiene un gran impacto a nivel real. En épocas de crisis cambian drásticamente las pautas de consumo y eso genera muchos efectos de elasticidad precio e ingreso que alteran el flujo típico del negocio. Lo más desafiante de esta nueva etapa es comprender que hoy, como decía aquel famoso conductor de TV Pancho Ibáñez, “todo tiene que ver con todo”. Eso implica que para poder tradear soja tenés que estar muy informado y comprender qué pasa con las monedas, las acciones, la energía, los metales, etc. Y donde, en resumen, lo real o fundamental y lo financiero o técnico están mas interconectados que nunca.

MS: ¿La actividad de los hedge funds estaría generando desequilibrios adicionales y distorsionando las señales de los precios? ¿Haría falta algún tipo de regulación?

IS: Es una pregunta que me planteo mucho y que se está debatiendo en campos académicos y políticos. Mi impresión es que los fondos en el corto plazo pueden desconectar los precios de los fundamentales pero en los mercados donde existe un mecanismo de delivery adecuado los precios convergen nuevamente a sus paridades de equilibrio. Lo que sí tenés, definitivamente, es más volatilidad y el path de convergencia es quizás más errático.

MS: Tenés un trabajo muy desafiante y exigente. Sin embargo, tu pasión por el estudio, por seguir aprendiendo y profundizando tus conocimientos en teoría económica pura, especialmente sobre el pensamiento de la Escuela Austriaca, siguen siendo algo que te caracteriza y pienso que te hacen una linda excepción dentro de los economistas que ejercen la profesión. Vos mismo decís que es un hobby, pero tu dedicación y esfuerzo no merecen esa caracterización. ¿Cómo hacés para congeniar el estudio con tu trabajo?

IS: Digo que es un hobby porque me apasiona y lo hago con mucha dedicación. Pero me gusta siempre aclarar que no lo hago de manera profesional por una cuestión de respeto hacia aquellos que se dedican full time a lo académico. Tengo una gran admiración por quienes han optado por la investigación y la enseñanza como una forma de vida. Aclarar que es un hobby también me permite explicar por qué casi no publico a pesar de que leo mucho. Realmente mi trabajo no me deja tiempo para preparar papers aún cuando tengo unas cuantas ideas que me encantaría sistematizar adecuadamente por escrito. Pero por suerte leo bastante rápido y eso me permite seguir estudiando y mantenerme actualizado, aunque a veces en casa protesten porque siempre ando con un libro en la mano…

MS: Hablemos un poco más sobre la crisis que tanto sufre el mundo, lamentablemente. ¿Cuáles pensás que han sido sus causas?

IS: Creo que tenemos que enumerar una serie de causas y las características propias de la crisis son la consecuencia de la confluencia de las mismas en una determinada circunstancia histórica. La política monetaria de la Fed durante el período de Greeenspan fue muy expansiva: la tasa de interés estuvo muy baja durante mucho tiempo. A pesar de que el índice de precios al consumidor no subía porque la productividad aumentaba, se estaban produciendo desequilibrios importantes de precios relativos, especialmente en el sector de la construcción, que estaba apalancado por regulaciones muy perversas. La baja tasa de interés empujó a los inversores a buscar rentabilidad en nuevos productos-sectores que quizás no fueron bien evaluados-comprendidos ya que su riesgo estaba medido utilizando modelos que asumían una distribución normal de probabilidades, cuando el mundo no funciona de esa manera. Sobre este tema en particular recomiendo los libros de Nicholas Taleb. Adicionalmente creo que las empresas calificadoras de riesgo cumplieron un paper fiduciario muy pobre8. Las entidades financieras que están protegidas por seguros de depósito financiados por el sector publico, extienden sus riesgos por encima de lo prudente y se vuelven vulnerables frente a cambios imprevistos en las condiciones del mercado. Creo que también hay corresponsabilidad entre los accionistas de muchos bancos que avalaron sistemas de incentivos para sus traders que no eran coherentes con una visión de largo plazo. Pero no pienso en modo alguno que la crisis haya estado causada por la desregulación ni la codicia. Esta no es una crisis del mercado libre. Esta es una crisis más del intervencionismo. Hablando de intervenciones, la política monetaria de China y otros países asiáticos, sosteniendo el valor del dólar para evitar una apreciación de sus monedas, y de esta manera poniendo dólares en manos de bancos centrales que luego eran reciclados hacia el primer mundo en forma demanda de bonos, también contribuyó al desequilibrio.

MS: En la actualidad existen muchos economistas que plantean que la crisis se debe a una política monetaria demasiado expansiva orquestada por Alan Greenspan. Tenemos los casos importantes de John Taylor, Anna Schwartz e incluso de un keynesiano como Axel Leijonhufvud. Dentro de todas las teorías explicativas de los ciclos económicos, la de la Escuela Austríaca es la única o por lo menos la que más énfasis hace en este problema monetario. Sin embargo, salvo Leijonhufvud, los demás no hacen una mención explícita a los austriacos. ¿Es una casualidad que diferentes economistas lleguen a sus mismas conclusiones sin conocerlos o en realidad los conocen pero no les atribuyen los méritos que deberían? De ser esto último cierto, ¿Qué razones justificarían este comportamiento?

IS: Creo que no los conocen porque no se los estudia en muchas universidades, porque ya casi no se dan materias de historia del pensamiento en los programas de postgrado y porque la falta de formalización de la teoría austriaca le quita rigor a los ojos de algunos. Pero frente a la elegancia formal de lo inútil, me quedo con la simpleza descriptiva de un modelo que supo advertir sobre los desequilibrios que se estaban gestando. Lo que Taylor y Schwartz no enfatizan, sí Leijonhufvud, es que si bien la crisis tiene un origen monetario, los desequilibrios que se generan en la estructura de capital, son el meollo del problema. Y la teoría del capital es un capítulo clave de la contribución austriaca. Si el capital fuera homogéneo y maleable como suponen los neoclásicos, las crisis no deberían durar mucho tiempo porque la reasignación de factores sería muy simple.

* Entrevista publicada en la Revista Digital Orden Espontáneo de Septiembre del 2009.

Revista Digital Orden Espontáneo de Septiembre

septiembre 29, 2009

Estimado Lector,

Es una gran alegría presentar el cuarto número de la Revista Digital “Orden Espontáneo” del Centro Adam Smith perteneciente a la Fundación Libertad.

Esta nueva edición incluye la primera parte de la entrevista que le realizamos a Ivo Sarjanovic, Vicepresidente de Cargill Suiza. Este singular economista rosarino, a pesar de que proviene del ámbito empresarial nunca ha abandonado el terreno académico y particularmente las ideas de la Escuela Austríaca de Economía. En el reportaje nos cuenta su camino a su actual puesto en Cargill habiendo empezado como operador local en la oficina de Rosario, su opinión sobre el futuro de la economía África, la crisis financiera y su trabajo diario, su interpretación de las causas de la misma y otras cosas más.

Luego, presentamos un artículo de Lawrence White, uno de los mayores teóricos de la banca libre. En este pequeño artículo muestra algunas lecciones que no ha enseñado la interpretación histórica de los episodios de sistemas bancarios relativamente no regulados que se dieron en distintas partes del mundo durante el siglo XIX.

Por último, publicamos un ensayo del Dr. Gabriel Zanotti en el que reflexiona sobre la cuestionada ley de medios K. En el mismo, plantea los errores económicos y epistemológicos en los que se basa dicha legislación y se pregunta si es necesaria una ley que regule la libertad de prensa, más allá de lo enunciado por la Constitución Nacional.

Agradecemos su colaboración en la difusión de Orden Espontáneo.

Desde Fundación Libertad aprovechamos la ocasión para saludarlos y esperamos que disfruten de este nuevo número de la Revista Digital.

Para acceder a la revista por favor haga clic aquí.

Matías Spelta
Editor


A %d blogueros les gusta esto: