La Importancia de los Fracasos

 

Por Tyler A. Watts*.

 

Hay mucha discusión por estos días acerca de los rescates. ¿Son necesarios? ¿Son justos? Digo que no a las dos preguntas. Sin embargo, muchos economistas, políticos, y hombres de negocios nos dicen que los rescates son necesarios para prevenir un colapso económico catastrófico. Sin hacer comentarios sobre la justicia de los rescates, ellos nos advierten que estaremos viviendo un sufrimiento económico masivo si nos apartamos y dejamos que los mercados sigan su curso. Ellos afirman que los rescates pueden detener este sufrimiento, y restablecer el orden y calmar la economía.

 

No compro la predicción de la gente pro-rescates de un inminente caos económico. ¿Pero qué pasa si tienen razón? ¿Qué pasa si el sufrimiento de corto plazo que nos espera es simplemente demasiado terrible para soportar si no empezamos a rescatar las industrias claves? Después de todo, estamos hablando de desempleo masivo, una nueva ola de ejecuciones hipotecarias, una economía achicándose – en una palabra, recesión. Si el funesto pronóstico de los rescatadores es correcto, seríamos estúpidos si no lo hiciéramos; seríamos como un castor atrapado en una trampa: muriendo lentamente, pero sin tener el valor de arrancarse la pata a mordiscos para escapar.

 

El capitalismo depende de tres altamente complementarias, pero bien diferenciadas, instituciones: precios, propiedad y “ganancias y pérdidas”. Los economistas liberales clásicos han demostrado el rol esencial de estos pilares de la prosperidad por siglos. Estas instituciones fundamentales de la economía de mercado son como las patas de un banco. Si gradualmente debilitamos una pata, eventualmente haremos caer el banco – colapso económico.

 

Visto así, las implicancias de los rescates son claras. Los rescates están diseñados para aislar a la gente de los efectos de las malas decisiones. Cuando los precios de mercado cambian dramáticamente, exponiendo las pobres elecciones de inversión del ayer, los salvatajes vienen “al rescate”, prometiéndole a aquellos que nos dejaron cargando el muerto que no tendrán que soportar el costo total de sus errores.

 

Pero debemos darnos cuenta, como siempre se pone en letra chica, que los precios están sujetos a cambios. El cambio es una característica definitoria de los mercados. Los empresarios hacen dinero tratando de encontrar precios “equivocados” y haciendo apuestas sobre la dirección en la que precios particulares se moverán en el futuro. Los empresarios exitosos, que correctamente anticipan los cambios en los precios, son recompensados con ganancias. Los empresarios equivocados, que hacen un pobre trabajo estimando el movimiento de los precios, son penalizados con pérdidas. Esta es la esencia del proceso del mercado.

 

Los salvatajes, entonces, intentan borrar los efectos de las pérdidas, o fracasos económicos. Pero dichos esfuerzos inevitablemente socavan el desdeñado aspecto de las “ganancias y pérdidas”. Ganancias y pérdidas van juntas, como arriba y abajo, izquierda y derecha, bueno y malo. Si tratamos de eliminar las pérdidas, acabaremos diluyendo el significado de las ganancias. Después de todo, por qué luchar por ganancias, si el Tío Sam cubre tus pérdidas con un rescate? ¿Por qué trabajar duro para competir y tener éxito si en lugar de eso simplemente puedes pedir una limosna”? Los rescates destruyen el motivo de las ganancias – y todos los beneficios de una economía competitiva

 

Además, existe una gran ironía con los rescates. La única razón por la que podemos darnos el lujo de hablar de rescates es la riqueza acumulada provocada por siglos de capitalismo.

 

Mucho tiempo atrás, nunca se escuchaba de los rescates, el fracaso significaba hambre, quizás la muerte. Considere al hombre de las cavernas: el jefe de la tribu de Ug no podía darse el lujo de decir, “es ok Ug no matar ciervo esta semana. No ser culpa de Ug. La tribu sacará del apuro a Ug”.

 

Si quiere que su tribu pueda mantenerse, el jefe debe decir, “Ug no matar ciervo: la familia de Ug pasar hambre”.

 

Pero el hombre moderno vive en un mundo de comparativa abundancia. Si Doug es despedido a causa de una recesión, tendrá que encontrar un nuevo trabajo y quizás ajustar su cinturón. Pero Doug no pasa hambre en nuestra economía, y hay amplias oportunidades para que él se ajuste a los cambios económicos. Sí, Doug sufrirá algo durante la transición, pero el dolor de corto plazo lo guiará hacia más productivas, exitosas decisiones.

 

El fracaso no es nada divertido, pero sí enseña lecciones esenciales. No deberíamos perdernos esas lecciones simplemente porque pensamos que podemos darnos el lujo de rescatar a las personas. En lugar de tratar de hacer desaparecer los fracasos mediante salvatajes, debemos dejar trabajar a los mercados, dejar que las quiebras sigan su curso, y como consecuencia aprender algo de ello.

 

 

 

Fuente: http://mises.org/story/3321

 

 

Traducción: Matías Spelta

 

 

* Estudiante de Economía de la Universidad George Mason

Anuncios

Etiquetas:

3 comentarios to “La Importancia de los Fracasos”

  1. centroadamsmith Says:

    Humildemente considero que el artículo dice cosas muy valiosas. Sin embargo, me sorprende que en ninguno momento haga referencia a una palabra que está muy relacionada con la “importancia de los fracasos”: RESPONSABILIDAD.

    Como dice el escrito, el mecanismo de “ganancias y pérdidas” es uno de los pilares del correcto funcionamiento de una economía de mercado. “Ganancias y pérdidas” cumplen funciones tanto en conjunto como por separado. En conjunto se puede decir que reflejan ex post si la utilización de los recursos estuvo de acuerdo a las escaseces relativas de los mismos y las preferencias de los consumidores (en realidad la primera ya contiene a la segunda porque la escasez relativa manifiesta los costos de oportunidad subjetivos). Por otro lado, las ganancias (o más específicamente la seguridad de la apropiación de las ganancias – correcta definición y respeto por los derechos de propiedad-) cumplen la función de motivar el descubrimiento de desequilibrios (contrapartida de una oportunidad de beneficio), incentivan la innovación, el esfuerzo, etc. Asimismo, las pérdidas también tienen su rol independiente y humildemente considero que lamentablemente no es destacado en el artículo. La posibilidad de sufrir pérdidas (más que el hecho ya ocurrido) es un fuerte incentivo a la responsabilidad por parte de las personas. Si se rescata a los agentes que comenten errores, entonces estos tomarán riesgos que de otra forma no hubiesen tomado. Considero que este es el efecto más importante de los salvatajes y no, como dice el texto, que “destruyen el motivo de las ganancias” porque eso es algo relativamente independiente de las pérdidas (esta observación se la debo a un amigo… él sabe que estoy hablando de él…). Es decir, los “salvatajes” tienen inherentemente un problema de riesgo moral. La alusión que hace el texto al comportamiento “rent seeking” (búsqueda de rentas), en contraposición al “profit seeking (búsqueda de beneficios) propio de una economía de mercado, tiene más que ver con una distorsión del motivo “ganancias” y no tanto del motivo “pérdidas”.

    Saludos a todos los visitantes!

  2. Fernando Says:

    Creo que los rescates también afectan la motivación de aquellos encargados de dirigir las empresas. Si los rescates se hacen porque estas son “demasiado grandes para caer”, entonces pueden distorsionarse las decisiones que se tomen en una compañía. Muchas pueden tomar decisiones que las lleven a crecer en su tamaño e importancia lo que no necesariamente coincide con la búsqueda de maximizar beneficios.
    Todos estos inconvenientes, como los que nombra el autor y el comentario Nº 1, se dan no solo por los rescates sino por la manera que se conciben que no tienen presente los micro-fundamentos de la macroeconomía.

  3. centroadamsmith Says:

    Esto que decís es muy interesante como también importante. A mi humilde entender muestra que todos los sets de arreglos institucionales presentan oportunidades de ganancia que pueden ser descubiertas pero no todas son “equilibradoras” o eficientes para el funcionamiento del mercado. Esto nos lleva a la importante busqueda de las instituciones adecuadas para el mercado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: